crimen y castigo, pero con final feliz

Crimen:

Haber ido cual borregos junto a un millón de japoneses al hanabi de Sumidagawa. Yo quería ir vestida con yukata (especie de kimono de verano), pero después de ver los precios del trapito (al fin y al cabo, un trozo de tela informe con un fajín) por unos 20000-30000 yenes y sin el lacito de los huevos… Claro que también los hay en el uniculo, pero para llevar uno de cutrelux, pues pasando…

P1060322

P1060326

P1060327

Peinado con flores de plastiquillo super currado.

P1060338

Bolso way

P1060353

Muchos puestos de comida. Éste era de patatas con mantequilla.

P1060343

Y éste otro, de plátanos cubiertos de chocolate.

P1060357

P1060359

P1060363

Pescaíto

P1060365

Aquí también hay kebabs, por supuesto.

P1060367

P1060391

A las chicas occidentales en general, los yukatas del uniqlo RECONOZCAMOSLO nos quedan como el propio qlo. Y es que a las japos les queda muy chulo el trapo éste enrollao, la verdad.

Total, que en el hanabi todo el mundo, guiris o no, con yukata o sin ella (aunque más con él) todos tirados por el suelo viendo los fuegos artificiales.

Los fuegos artificiales los tiraban desde tan lejos que ni se olía la pólvora, ni te molestaba el ruido ni nada, sólo se veían los colorines, y con tanta gente, era imposible concentrarse. Sin embargo, cómo íbamos cuarenta y la madre, no dejó de estar gracioso.

P1060368

P1060369

P1060373



Vídeo dónde podéis comprobar la aglomeración tremenda de gente que había.

Castigo:

Como aquí oficialmente no hay chorizos, no puedo barajar la posibilidad de que me hayan robado (recordad aquí la última vez que me robaron). Mi móvil era la última mierda que ofrecía softbank (aunque todavía vivo después de sumergirse en un kiwisauer, y sin ser waterproof) y que ya tenía rajado el espejo y parte de la carcasa.

En fin, que el castigo ha sido pasar varios días pensando en cómo solucionar el temita, porque aquí sin móvil no puedo estar. Además de que tuviera bluetooth, infrarrojos, podía mandar emails, navegar por internete, hacer fotos o incluso llamar por teléfono, lo que más echo de menos, es que ERA MI RELOJ, MI DESPERTADOR Y MI ESPEJITO PARA EL BOLSO.

Final feliz:

Por suerte, y aunque cueste creerlo, alguien lo encontró y lo llevó a una estación del Tokyo Metro. Así que me dí un buen chompo ayer hasta Ueno para ir a la oficina de objetos perdidos. Es impresionante lo organizado que lo tienen. Después de dar una descripción y rellenar un impreso con mis datos, me dieron mi keitai. Ahora sólo tengo que activar el número de nuevo, pero todavía no sé qué tendré que hacer exactamente…

Y ahí, un par de vídeos que grabé, sobre andares femeninos… En Japón es bastante corriente andar así entre las mujeres, con los pies hacia dentro.

Después del chompo, y ya que iba a perder media tarde, me fui al Tower Records de Shibuya. En la planta baja han puesto un mini-homenaje a Michael Jackson.

P1060399

P1060398

Mi mano es bastante más pequeña que la de Michael Jackson.

P1060396

Estaba en la 7ª planta (libros de importación y guías de viaje) cuando  me encontré de chiripa a Sandra y Nelly, francesa y suiza respectivamente que conozco de por aquí. Es curioso cómo los gaijins vamos siempre a los mismos sitios. Al final pasamos lo que quedaba de tarde dando vueltas por las tiendas de por ahí, entre otras cosas porque llovía un montón:

Shibuya bajo la lluvia.

Anuncios

5 comentarios sobre “crimen y castigo, pero con final feliz

    1. Pues no lo sabía pero no me extraña… Hay muchas cadenas de cafeterías en Japón tipo Starbucks: Mister Donut, Pronto, Café Veloce, Doutor, etc, ¡lo difícil es encontrar una cafetería normal y corriente!
      Lo mejor del Starbucks de Shibuya es que es desde la única planta que puedes tener una vista sobre el cruce, ya que en las demás plantas tienen estores venecianos para no dejarte ver. Yo creo que lo hacen a propósito para que los turistas paguen el Starbucks…

      1. Sí, pero no te dejan hacer fotos aunque todo el mundo las hace 🙂

        En Kioto había un restaurante español, muy cerca del Pontocho alley, que ponía café con leche. Pero cerraron porque se empeñaron en hacer paellas “demasiado españolas”. Y es que de arroz, ellos entienden más 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s